Bulnes, corazón de los Picos de Europa english

Última parada: Bulnes

vídeo sobre Bulnes, corazón de los Picos de Europa

Hasta hace bien poco tan sólo se llegaba a Bulnes por un sendero serpenteante, tallado entre rocas de extraordinaria belleza. Solía existir un tráfico escaso de humanos y mulas con víveres y enseres, también el correo recorría habitualmente este trayecto. Una ruta que apenas tenía función alguna en invierno, cuando quedaba oculta entre la nieve y se precisaba de un helicóptero para alguna que otra urgencia o necesidad vecinal.

Funicular a Bulnes

Ahora, al que fuera último pueblo sin acceso rodado de Asturias se puede acceder bajo tierra en apenas siete minutos. Esto es posible gracias a los servicios de un funicular que se mueve a unos 22 kilómetros a la hora por un sistema de tracción por cable sobre vía.

Un remonte costoso y controvertido que para muchos ha significado la ruptura del aislamiento tradicional de Bulnes, y para otros una inversión desafortunada y negativa para el medio ambiente y las costumbres sociales del entorno. Desde que comenzaron las obras en 1998, el funicular ha estado envuelto en polémicas y protestas, incluidos recursos judiciales por parte de grupos ecologistas. Todas estas disputas parecen haber finalizado, para bien o para mal, con la puesta en marcha del nuevo transporte. Bulnes ha quedado a tan sólo dos kilómetros de distancia de la localidad de Poncebos, unido por un túnel subterráneo que atraviesa la Peña Maín. La obra ha costado la friolera de 12 millones de euros.

Qué ver en Bulnes

Polémicas a un lado, Bulnes merece una visita por muchos motivos, sea en funicular o a pie. En la aldea se respira una atmósfera inusitada, una realidad rústica en la que apenas se dejan ver una decena de vecinos, y un buen número de casas asturianas, muchas en ruinas, incluida su parroquia. El pueblo que ahora ve reforzados sus servicios turísticos goza de algún bar popular, que no populoso, donde comer una buena fabada y algún que otro alojamiento para pasar la noche.

Hace tiempo había en las inmediaciones un lugar de acampada donde solían acudir los amantes de la naturaleza y también los del riesgo, pues Bulnes sirve de antesala al famoso Pico Urriellu (Naranjo de Bulnes), un reto clásico para alpinistas de toda la península. El pueblo está encaramado a unos asequibles 649 metros de altura, pero circundado por cumbres poderosas de 1.600 metros de altitud. Las nuevas posibilidades de alojamiento, y alguna comodidad extra predisponen ahora a otro tipo de estancias más cómodas a las que aquí no vamos a quitar ni méritos ni motivos. Simplemente es el deseo de Desdeasturias.com, como el de muchos otros asturianos amantes de la zona, que el uso y disfrute de este enclave natural conlleve en todo momento el respeto a sus pobladores y al hábitat existente. No se debe pasar por alto que esta aldea, en la que llegaron a vivir más de 50 personas, fue fundada por pastores que un buen día decidieron vivir permanentemente en este lugar, renunciando a demasiadas cosas. De esta forma no se puede llegar a Bulnes de forma irrespetuosa, rompiendo una forma de vida asumida por los montañeses, ni maltratando un paisaje que ellos cuidaron durante décadas.

Relacionado: Cabrales, Picos de Europa, Qué ver en Cabrales

236
COMPARTIDO
Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
VISTO
130601

Muy cerca de Bulnes, corazón de los Picos de Europa

Mapa: cómo llegar a Bulnes, corazón de los Picos de Europa


Coordenadas
Latitud: 43.2359161
Longitud: -4.8189640

Proponemos, por belleza paisajística y disfrute del senderismo, el clásico camino de montaña que usaron sus vecinos durante toda la vida y que apenas conlleva riesgo alguno, ni sobresaltos inesperados. El camino, eso sí, aparece ante nosotros empinado a las primeras de cambio.

El Canal del Texu

Hemos aparcado nuestro vehículo en la localidad de Poncebos, a escasos siete kilómetros de Arenas de Cabrales. La pista montañesa que aquí comienza no tiene nada que envidar a otras rutas clásicas de la montaña asturiana como la conocida Ruta del Cares que también tiene inicio en Poncebos. El trayecto a Bulnes es mucho más corto, pero apenas llanea y cuenta con la dureza justa para ir y volver, sentirse un tanto cansado y muy satisfecho por el recorrido. Es apto para todas las edades y no requiere una forma física especialmente atlética. Desde el puente de la Jaya, al lado mismo del cruce de Poncebos, y hasta al pueblo de Bulnes habremos ascendido más de 400 metros de desnivel, con pendientes que llegan a alcanzar el 18 por ciento. La ascensión es casi continuada por una vía embaldosada de viejas piedras, pulidas armónicamente por la metereología y los caminantes a lo largo de muchas décadas. En algunos tramos la roca llega a formar escalones a medida construidos pacientemente por la erosión, sin empastes ni más material que la roca misma. Enfrente vemos lo que popularmente se conoce como el Murallón de Amuesa. Igual de vertical y sorprendente que la Peña Maín que vamos bordeando, por una garganta abrupta y espectacular sobre el río Texu, un canal que lleva el mismo nombre del río y que separa ambas moles naturales.

El camino se prolonga cuatro kilómetros, una hora y media de camino que al final se va tornando llano y desemboca en una especie de valle coqueto y minúsculo en el que se inscribe Bulnes, como un descansillo menor para seguir ascendiendo en la escalera gigantesca que sube hacia las montañas más altas.

A un lado vemos, en un pequeño cerro, Bulnes de Arriba, más adelante: Bulnes de Abajo, unidos por el mismo camino. Son dos barrios que también son conocidos como el Castillo y la Villa. Durante el invierno viven del ganado y en verano del turismo y la afición a la montaña. La entrada a la villa la realizamos por su cementerio y la derruida casa rectoral, posiblemente el edificio con aire más noble del pueblo. En un lateral del cementerio encontramos la capilla que guarda la Virgen de las Nieves, la patrona del pueblo a la que se dedica la fiesta por excelencia de la localidad, a principios de agosto.

Un arroyo deja dos partes simétricas de la aldea a ambos márgenes: viviendas,albergues, alguna tienda, bar, tenadas que guardan todavía alimento para el ganado y cuadras. Las callejas tienen un firme natural, son calizas igual que la montaña, lo mismo que la mampostería de los muros que cercan los prados.

Una vez aquí sólo queda disfrutar de buena compañía o dedicar el resto del día a la contemplación, que es mucha. También puede ser que nos animemos a dormir para iniciar alguna de las varias rutas de alta montaña que nos propone, casi incita, el lugar.

Reportaje fotográfico de Anda Conmigo

Más información: www.desdecabrales.com

Información de interés

Para llegar a Poncebos nos desviaremos en la AS-114 a su paso por Arenas de Cabrales. Existe una señalización clara.

Oficina de Turismo de Arenas de Cabrales (Verano y puentes) Tel.:985 84 64 84.

Ayuntamiento de Carreña de Cabrales. Tel.: 985 84 50 21.

Info Funicular de Bulnes 2016:

Temporada alta
Del 19 al 28 de Marzo
Del 30 de Abril al 2 de Mayo
Del 18 de Junio al 18 de Septiembre
29, 30, 31 de Octubre y 1 Noviembre
11 de Noviembre
Del 3 al 10 de Diciembre

Horarios: de 10 a 20 horas.

Temporada baja
Resto del año.
Horarios: desde las 10:00 hasta las 12:30 h. y desde las 14:00 hasta 18:00 horas.

Cada 30 minutos. De lunes a viernes laborables se realiza un viaje a las 8:30 horas.

Precios
Billete normal una dirección: 17,61 euros
Billete normal ida y vuelta: 22,16 euros
Billete niños (4 a 12 años) una dirección: 4,32 euros
Billete niños (4 a 12 años) ida y vuelta: 6,71 euros
Danos tu valoración
Puntuación: 5.5. de 6 votos.
Espera por favor...

Deja un comentario

También te puede interesar