Camino Real de la Mesa 

Un gran recorrido con mucha historia

Camino Real de la Mesa

Os proponemos aquí una excursión como Dios manda, que obligatoriamente habremos de recorrer en varios tramos. Pero el esfuerzo merecerá la pena. Hablamos de un espacio inolvidable, para ir con los pies en el suelo y la mente abierta a los grandes descubrimientos paisajísticos, históricos y culturales que residen en estas tierras desde hace miles de años.

15
COMPARTIDO
Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
VISTO
3070

Muy cerca de Camino Real de la Mesa

Mapa: cómo llegar a Camino Real de la Mesa


Coordenadas
Latitud: 43.2627602
Longitud: -6.1961269

El Camín Real de la Mesa es una ruta de senderismo maratoniana. La zona que atraviesa este camino es muy montañosa, surcada por valles profundos donde se ubican poblaciones muy pintorescas y una naturaleza envidiable. Con más de 56 kilómetros, presenta un trazado longitudinal que afrontaremos con una dificultad media-alta, tardando en realizarla unas 17 horas si vamos a pie. Aunque esta senda también se presta al ciclismo de montaña y a recorrerla a lomos de un caballo. Se trata de una ruta de Gran Recorrido ( G. R.-101) que está bien señalizada con dos trazos de pintura paralela de color rojo y blanco, con mojones, miliarios romanos y postes que señalan la dirección -aunque en los collados la vegetación enmascara un tanto el camino.

Un camino con mucha historia

Este Camino Real discurre a lo largo de los municipios de Somiedo, Teverga, Belmonte de Miranda y Grado, atravesando parte de los espacios protegidos del Parque Natural de Somiedo, el Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa, y el Paisaje Protegido del Pico Caldoveiro. Su historia se remonta, como mínimo, a los momentos previos a la conquista romana (último cuarto del siglo I a.C.). Dado su origen prerromano, se encuentra jalonado por multitud de estaciones megalíticas. Aparecen necrópolis en especial a lo largo del Cordal de Porcabezas y sus sierras laterales, entre Belmonte, Teverga y Grado, principalmente. Con numerosos túmulos como el de Piedrajueves, El Cumalón, Sierra de Santa Cristina, Campo de Cueiro, La Forcada, Peñas Negras, Balboa o la necrópolis de la Escrita, entre otros. Un megalitismo que afecta a este territorio entre el III y IV milenio a. C., en un Neolítico ya asentado.

En este trazado existió una calzada romana que comunicaba Asturica Augusta (Astorga) con Lucus Asturum (probablemente la actual Lugo de Llanera), y los romanos la incluyeron como prolongación al mar de la Vía de la Plata. Es una de las vías antiguas más emblemáticas de cuantas cruzan la Cordillera Cantábrica. Se cree que el jefe bereber Munuza, tras ser derrotado en la Batalla de Covadonga por Don Pelayo, intentó salir de Asturias a la Meseta por este puerto. En siglos posteriores pasó a formar parte de la ruta de los peregrinos hacia Santiago. Durante toda la Edad Media fue la comunicación principal para personas, ganado y mercancías con tierras de León y Castilla, siendo una de las principales vías de comunicación con la Meseta hasta mediados del siglo XIX.

Su patrimonio histórico artístico es muy rico, de la época del reino astur queda la bien conservada iglesia de Santo Adriano de Tuñón. En cuanto al románico, han llegado hasta nuestros días importantes templos como el de la Colegiata de San Pedro de Teverga del siglo XI, Santa María de Villanueva de Teverga (siglos XI y XII) y San Pedro de Arrojo (comienzos del siglo XIII).

Ruta El Camín Real de la Mesa

Al Camín de la Mesa hay que tenerle respeto, como a toda la montaña asturiana. Debemos tener prudencia tanto por su altitud, casi constante, como por la permanente exposición del cordal a todo tipo de vientos. Hay que ser precavidos también con la niebla, llevar ropa de repuesto y evitar la ruta en invierno, a no ser que seamos profesionales del senderismo de montaña.

Se atraviesa zona osera y en los bosques que se divisan desde el Camín se cobijan urogallos, gavilanes, zorzales, lobos, zorros, jabalíes, ciervos, corzos, etc. Su trayecto muestra diferentes ejemplos del relieve asturiano, desde las montañas de la Cordillera Cantábrica hasta los valles interiores de la cuenca hidrográfica del Río Nalón. Una variada gama de paisajes ordenados en pisos altitudinales, desde las altas cumbres y brañas somedanas y teverganas, hasta la vega fluvial del Nalón.

Aunque se pueda recorrer en el sentido que se quiera, lo más habitual es comenzarlo en tierras leonesas y acabarlo en las asturianas. A continuación detallamos los tres tramos o etapas en las que habitualmente se afronta.

Torrestío – Alto de San Lorenzo

(22 kilómetros, 6 a 7 horas, dificultad alta)

En este tramo es necesario cruzar dos coches, al principio y al final de la ruta, o buscar la forma de volver a recoger el vehículo. El Coche 1 iría hasta Torrestío: Tomando la A-8 hasta Oviedo, donde nos desviaremos por la N-634 hasta Trubia. Allí cogemos el desvío hacia Santo Adriano-Proaza por la As-228, hacia Teverga. Continuamos por la misma carretera hacia León, hasta alcanzar el puerto de la Ventana. A poco de descender y ya en tierras leonesas tomaremos el desvío a Torrestío, donde se inicia esta ruta. El Coche 2 hasta el Alto de San Lorenzo: Salimos por la A-8 en dirección a Oviedo, y una vez en oviedo tomamos la N-634 hasta Trubia, donde cogeremos el desvío de Santo Adriano-Proaza (AS-228) de la cual nos desviaremos hacia Teverga por la carretera local TE-1, ascendiendo al alto de San Lorenzo.

Saliendo de Torrestío en dirección a Somiedo nos encontraremos una bifurcación. Debemos tomar la pista de la derecha que asciende hasta el Puerto de la Mesa (1780 m.), frontera entre Asturias y León y donde encontraremos la fuente de los Güesos famosa por la calidad de sus aguas. En suave descenso continuamos hasta las brañas de Saliencia con un conjunto de corros o cabañas con techo de piedra. Al poco pasaremos por el lugar llamado el Muro, con los restos del talud defensivo construido para intentar rechazar el avance romano, desde donde sigue la ruta en ligero descenso con buenas vistas del concejo de Teverga.

Continúa la senda en subida, una zona de giros y curvas para alcanzar La Magdalena, ya sobre el valle de Saliencia. A partir de aquí el camino sigue el Cordal de la Mesa pasando debajo de Peña Prieta, identificable por su color oscuro. Son parajes de gran belleza en los que aún se pueden apreciar restos del antiguo empedrado de la vía. Un poco más allá de esta peña el camino cruza la braña de La Corra (un elemento etnográfico excepcional, con sus preciosos teitos). A partir de aquí y en subida alcanzaremos el Xuegu la Bola, último punto para disfrutar de las panorámicas del valle de Saliencia.

El tramo final en descenso atraviesa grandes camperas hasta el puerto de Piedraxueves, donde se han localizado restos de un altar romano en honor a Júpiter (de ahí Jueves). Al poco de este punto el camino se convierte en pista de descenso que nos llevará hasta el alto de San Lorenzo, donde la carretera que une los concejos de Teverga y Somiedo marcará el final del tramo.

Alto de San Lorenzo- Dolia

(23 kilómetros, 6 a 7 horas, dificultad alta)

También se recomienda utilizar coches cruzados. Coche 1 (hasta el alto de San Lorenzo), tal y como se describe en el tramo anterior. Coche 2 (hasta Dolia): Salimos por la A-8 en dirección a Oviedo, y una vez en Oviedo tomamos la N-634 hasta Grado, y allí nos desviamos por la AS-311 hasta la altura de Villamarín, donde seguiremos las indicaciones de la carretera local hasta Dolia.

Desde el alto le San Lorenzo la senda está bien marcada en dirección Norte, ascendiendo poco a paco hasta la collado La Tartulla. A partir de aquí desciende hasta alcanzar la preciosa vega de Cueiro, confluencia de los límites municipales de Belmonte, Teverga y Somiedo y escenario de una gran romería anual. El camino, difuso en la vega, parte de la ladera izquierda y un poco más allá ya encontramos tramos inconfundibles de la calzada romana. Iremos alcanzando sucesivamente la Pousa la Sal, La Barrera y El Acebo con excelentes vistas. Continuamos hacia el llano de El Gamón, La Aparecida y la Sierra del Conto (en la que aún se pueden identificar los vestigios de enterramientos tumulares) por donde el camino desciende hasta la Campa de los Madeiros y el colado de La Forcada. Desde aquí ascenderemos Peñas Negras para llegar a la Venta de Porcabezas, la primera buena fuente que encontramos desde nuestra salida. Desde aquí descendemos hacia La Corredoria, donde se localiza la magnífica Venta homónima. El recorrido continúa -delimitado en su totalidad por cierres perimetrales de padrerías- hasta Dolia, fín del recorrido y donde llega una pista asfaltada desde Las Cruces.

Dolia – Grado

(13,7 kilómetros, 4 horas, dificultad media)

Esta etapa discurre sobre firme asfaltado u hormigonado, ya que el trazado primitivo del Camín fue reaprovechado para el acondicionamiento de viales contemporáneos. Tiene su inicio en la aldea de Dolia (Concejo de Belmonte de Miranda), primer y único núcleo poblado que se encuentra en el Camín Real de La Mesa, lo que llevó a sus vecinos, ya en el año 1721, a quedar exentos de pagar contribución alguna al monasterio de Belmonte, a cambio de dar “posada, lumbre y agua” a la gran cantidad de viajeros que transitaban esta ruta. Dolia, cuyo nombre de origen romano da fe de lo antiguo de su historia, fue testigo del infructuoso intento de los árabes para conquistar estas tierras; del paso del mármol dirigido a la construcción de la Colegiata de Salas e incluso de batallas libradas contra las tropas francesas, algunos de cuyos soldados, según cuentan la leyenda, permanecen aún enterrados en la ermita del pueblo.

En sus primeros metros el Camín Real de la Mesa discurre próximo al Pico Castiello. Después de ascender hasta el Pico Matacaleao vuelve a descender a través de una campera hasta Las Cruces. Desde este punto se continúa hacia el Norte por la carretera que conduce al Alto de la Cabruñana (en la N-634). Una vez que se llega a Moutas, el trazado abandona la carretera y se desvía hacia la derecha encontrándose con la Venta del mismo nombre, una de las mejor conservadas del camino, para llegar hasta El Putril, donde se toma un desvío hacia la derecha que conduce hasta Santa Cristina. Desde este punto se comienza un suave descenso hasta la histórica villa de Grado, donde concluye la ruta.

Información de interés

Oficinas de Turismo de la zona:
Somiedo Tnos. 985763758/985763649
Belmonte de Miranda Tno.985762311
Teverga Tno. 985764293
Grado Tnos. 985752277/628361917/636909088

Danos tu valoración

Puntuación: 5.0. de 1 voto.
Espera por favor...

Deja un comentario

También te puede interesar