Fiesta del Asturcón

Asturcón, un caballo único

84 lo guardaron
There are no photos with those IDs or post 1208 does not have any attached images!
Print Friendly

La fiesta del Asturcón, declarada de interés turístico regional es un evento en el que se aunan folclore, naturaleza y tradición ecuestre. Los caballos por antonomasia de Asturias, los asturcones, y sus criadores encuentran en esta cita su más alto grado de sintonía en medio de un ambiente festivo. La cita tiene lugar en el incomparable paraje de la Majada de Espineres, en plena sierra del Sueve, entre los concejos de Colunga, y Piloña. Este 2016 es el 20 de agosto.

Relacionado: Caravia, Colunga, Costa Oriental


En este lugar, el penúltimo sábado de agosto, acontece una popular jira de montaña en la que ganaderos y público en general se dan la mano para poner el broche de oro a una campaña de esmerada atención a los asturcones. La propia fiesta se ideó en 1.980 como defensa de ésta raza de caballos que por aquel entonces estaban en peligro de extinción.

La celebración se inicia por la mañana con una misa de campaña, concurso de baile regional, charangas, bandas de gaitas y comida de hermandad tras la cual comienza la exhibición de equitación, la doma (hay un asturcón apodado “Moro” que lleva 17 años sin poder ser domado) y la marca de los potros nacidos ese año; una de las actividades de más agrado del público, y una de las condiciones básicas para que la cabaña ganadera de los asturcones siga dando pasos en su consolidación. A lo largo de esta fiesta también se nombra al “Pastor mayor del Sueve” y se entregan los premios “Asturcones de Oro”.
La fiesta tiene lugar en la Sierra del Sueve.

Asturcones en Asturias

Para quien no los haya visto nunca, los ejemplares de asturcón suelen ser de pelaje negro-azabache y largas crines y su origen se remonta a tiempos remotos. Se trata de uno de los ponis más antiguos y puros del mundo. El primer testimonio de su existencia está recogido en el año 80 a. de C. El romano Plinio escribió:

Las tribus Galaicas y Astures del norte de Hispania crían una raza de caballos a la que llaman CELDONES (en su idioma); esta raza pequeña a la que (nosotros los romanos) llamamos ASTURCONES, no trotan sino que poseen un paso fácil especial que viene de mover las dos patas de cada lado alternativamente.

Así que fueron los romanos los que los apodadon con el nombre que hoy les conocemos. Por aquel entonces, sus cualidades equinas hablaban de una combinación de velocidad y fuerza así como suavidad en el paso, resistencia, capacidad de trabajo y valor en combate. Desde entonces, el asturcón forma parte de una amplia familia de ponis que se conservan en el denominado Arco Atlántico, la franja del litoral oceánico que va de Portugal a Escocia y que comprende España, Francia, Inglaterra, Gales e Irlanda. En total hay reconocidas nueve razas de caracteristicas similares: Garrano, Asturcón, Pottok, Dartmoor, Exmoor, Gales, Connemara, Shetland y Highland, muchas de las cuales se han extendido por el mundo dada sus características.

Las condiciones naturales de Asturias, una región montañosa y abrupta, de comunicaciones difíciles hasta el siglo XX ha sido una circunstancia que protegió la pureza racial, impidiendo cruces que le hicieran perder las señas de identidad; este hecho también limitó su divulgación y salida al exterior.

Los asturcones han desarollado un gran sentimiento de grupo dado el ataque y el hostigamiento que han sufrido históricamente de los lobos. Las manadas sueltas por valles y montañas han ido adaptándose al medio y a los peligros externos de forma colectiva. El grupo de asturcones suele formar en círculo con las grupas hacia el interior del mismo y las cabezas hacía el exterior, para defender a sus crías protegidas en el interior de lo que se denomina “corru”.

Con la llegada de la primavera se producen los alumbramientos de los nuevos potros. Despues de una gestación de once meses, las yeguas que van a parir se separan del corru y buscan un lugar protegido. Allí nace el nuevo asturcón tras un momento mágico que apenas dura unos minutos y que siempre se produce durante la noche. Es así, de esta manera tan fugaz y camuflada en la oscuridad, como la hembra evita la posibilidad de ser descubierta por alguno de sus enemigos.

La mecanización paulatina de las labores agrícolas desde el siglo XIX comenzó a condicionar la cabaña ganadera de los asturcones; otros hechos, como la guerra civil española -durante ella fueron abatidos en masa para aprovechar su carne-, significaron el arrinconamiento casi definitivo del caballo. Al borde de la extinción durante este siglo, a finales de los años 70 sobreviven tan solo unos cuarenta ejemplares. La situación es entonces muy crítica.

Los montes del Sueve fueron el último reducto de una yeguada de asturcones, y solamente el esfuerzo de algunos criadores permitió la recuperación de los caballos hasta acercarse a la cifra de un millar en la actualidad, a comienzos del siglo XXI. En estos momentos la continuidad de la raza no parece amenazada y su recuperación es hoy un éxito. En este sentido se puede destacar la actividad de la Asociación de Criadores de Ponis de Raza Asturcón (ACPRA), encargada también de organizar los actos equinos de la Fiesta del Asturcón. En Piloña existe igualmente una asociación de ganaderos (ACAS) que bajan toda la manada del Sueve durante la época de apareamiento a una finca cerrada, para conseguir la autenticidad de la raza.

Hoy en día el asturcón sigue con una vida salvaje en el monte, pero empieza a extenderse su crecimiento en fincas de cría, donde el cuidado humano permite la selección y el desarrollo de los mejores ejemplares.

Garantizada su supervivencia, se plantea ahora recuperar sus virtudes como caballo de paseo, pues una vez domados se les observa un temperamento excelente, muy noble. Además son un poni ideal para los niños.

Texto: © Ramón Molleda para desdeasturias.com

Información de interés

Si queremos acudir a esta fiesta debemos ascender a la Majada de Espineres. Hay que hacerlo desde el Alto la Llama. El recorrido es de una gran belleza y andando nos llevará entre una y dos horas, aunque si llegamos al Alto entre las 8 y las 11 de la mañana encontraremos tractores y vehículos todoterrenos que pueden hacernos un favor y hacernos más fácil la ascensión. Para llegar al Alto la Llama hay que tomar la carretera AS-259 que comunica la localidad de Colunga y la de Villamayor, en Piloña. Muchos jóvenes acceden a la Majada la noche antes de la fiesta y preparan sus tiendas en una acampada popular.