Unas vacaciones en Asturias english

Asturias en todas las estaciones

64 lo guardaron

Print Friendly

El invierno asturiano nos ofrece lugares con encanto alejados del bullicio, una chimena, un ambiente rústico y confort moderno. Las aldeas presumen sus encantos en cualquier estación del año: paisaje y cultura, algunas nieve y montañas, otras acantilados y mar, todas ellas buena gastronomía y un montón de excursiones cercanas a otros pueblos, villas y ciudades de los alrededores.

Relacionado: Allande, Avilés, Gijón


Asturias resulta un buen destino para unas pequeñas vacaciones invernales. A pesar del frío que se presume por estas fechas, los atractivos son muchos pues en el Principado, poco a poco, el turismo rural se ha venido diversificando y desestacionalizando con alternativas de ocio de toda clase: naturaleza, cultura, gastronomía, patrimonio, eventos tradicionales, y un sin fin de imágenes de auténtica belleza.

Cada zona geográfica del Principado aporta valores diferenciados al turismo rural. El común denominador de éste es el concepto de calidad, una calidad que en invierno es además cercana y familiar, marcada por el ritmo tranquilo de sus pueblos, por la vestimenta invernal de sus paisajes y por los alojamientos acogedores.

La oferta hostelera existente también ha generado numerosos proyectos paralelos, principalmente en zonas de campo y montaña tradicionalmente deprimidas. Una mayor actividad en sectores como el comercio, la restauración, los productos agroalimentarios autóctonos o la artesanía.

Además la alta implantación de empresas de turismo activo o deporte de aventura, en las inmediaciones de los alojamientos, completan un turismo rural con muchas opciones de tiempo libre para todas las edades y públicos.

Los alojamientos rurales en Asturias son de distinto signo aunque en todos ellos prima la profesionalidad.

Las casas de aldea son un magnífico elemento de promoción y desarrollo local para las zonas rurales, además de ser una forma de acercamiento a la naturaleza, a las tradiciones y a la cultura asturiana para todos aquellos que decidan disfrutar de sus interiores. En los últimos 7 años se ha pasado de 50 casas a más de 500. Son un tipo de establecimiento situado en núcleos rurales, generalmente ubicadas en zonas de escasa o nula infraestructura hotelera. Pueden ser contratadas según dos modalidades: Casa de Aldea Compartida, contratación individualizada de habitaciones dentro de la propia vivienda familiar, incluyendo desayuno; y Casa de Aldea Integra: para uso exclusivo del contratante, en condiciones que permitan su uso inmediato. Las casas de aldea se clasifican de 1 a 3 “trisqueles” en orden a sus servicios y se identifican con el anagrama CA.

Los hoteles rurales son aquellos que están ubicados en inmuebles de singular valor arquitectónico o que responden a la arquitectura tradicional de la zona.

Al igual que otros hoteles, están clasificados de 1 a 5 estrellas, dependiendo de los servicios que ofrecen al visitante.

Apartamentos turísticos se consideran los bloques o conjuntos de unidades de alojamientos compuestos de salón-comedor, dormitorio o dormitorios, cocina, cuarto de baño o aseo, dotados para su uso en cuanto a instalaciones, mobiliario y equipo. Equipados con todo tipo de comodidades, estos apartamentos rurales forman parte, en algunos casos, de edificaciones de arquitectura tradicional: casas rústicas, de labranza o casonas cuidadosamente restauradas respetando su encanto original. En otros casos son edificaciones de reciente construcción, fieles a la arquitectura de cada zona y normalmente integrados en el entorno que las rodea. Se clasifican de 1 a 4 llaves en orden a sus servicios.

Texto: © Ramón Molleda para desdeasturias.com