La Catedral de Oviedo english

Del prerrománico al barroco en la catedral

La Catedral de Oviedo

No hace muchos años, la fachada de la Catedral de Oviedo se nos mostraba oscura, superficialmente carbonizada por efecto del tiempo y la suciedad. Aquella máscara negra con la que ocultaba su identidad llegó a verse como parte de su fisonomía, como una gran mancha de nacimiento.

Relacionado: Oviedo, Qué ver en Oviedo, Zona centro

74
COMPARTIDO
Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
VISTO
55385

Muy cerca de La Catedral de Oviedo

Mapa: cómo llegar a La Catedral de Oviedo


Coordenadas
Latitud: 43.3624115
Longitud: -5.8435035

Ahora, con el inicio del nuevo milenio y la limpieza íntegra de la superficie catedralicia, su aspecto rejuvenecido muestra más a las claras su magnificencia, y las huellas arquitectónicas plurales de un edificio que comenzaba a construirse a comienzos del siglo XIV sobre las ruinas de sendas basílicas prerrománicas y románicas. Gracias a las reliquias conservadas, la catedral de Oviedo recibió peregrinos durante todo el Medievo y se convirtió en parada obligada antes de continuar camino a Santiago.

Construcción de la Catedral de Oviedo

La catedral tardó en construirse la friolera de tres siglos, y lo hizo bajo las premisas de un gótico florido o flamígero, dominante en aquella época. Pero los cánones de entonces no parecen haber obsesionado a los arquitectos, que con problemas no esperados en la construcción tiraron por el camino del medio. Es por eso que vemos sólo una torre, y no dos como en el resto del Gótico europeo. Son casi 80 metros de torre que además hubieron de levantarse con carencias económicas, un buen montón de problemas técnicos y movimientos sísmicos incluidos. Pero sea como fuera, ahí está majestuosa y recién lavada, enseñándonos un tesoro puntiagudo con mil y un aristas escultóricas, cuyo remate se data en el año 1587, siendo considerada como la última de las obras arquitectónicas góticas. La torre divisada casi desde cualquier punto de Oviedo, ejerce una posición dominante en la perspectiva ciudadana, no obstante una alusión considerable a la misma figura en la primera página de la memorable novela La Regenta:” La vista no se fatigaba contemplando horas y horas aquel índice de piedra que señalaba al cielo; no era una de esas torres cuya aguja se quiebra de sutil, más flacas que esbeltas, amaneradas como señoritas cursis que aprietan demasiado el corsé; era maciza sin perder nada de su espiritual grandeza, y hasta sus segundos corredores, elegante balaustrada, subía como fuerte castillo, lanzándose desde allí en pirámide de ángulo gracioso, inimitable en sus medidas y proporciones”.

Vamos adentro. El interior de la Catedral de El Salvador , pues ése es su nombre, discurre por los recovecos de una planta en cruz latina de tres naves con capillas entre cortafuertes y una cabecera poliginal tras la que se esconden siete espacios destinados al culto de varios apóstoles. Estas ultimas estancias contienen memorables retablos barrocos de influencia italiana. El retablo mayor es el más destacable, pues junto al de Toledo y Sevilla encarna la triada más valiosa de las cabeceras catedralicias españolas, con una amplísima iconografía y una alta densidad teológica del mensaje.

En el interior del templo seguimos constatando uno de los aspectos más meritosos de la Catedral de Oviedo para la historia del gótico español: el hecho de que en ella hallemos elementos arquitectónicos representativos de todas las fases de la arquitectura gótica, desde el clasicismo de finales del siglo XIII hasta la tardía etapa hispano-flamenca del siglo XVI, pasando por las intermedias del siglo XIV (manierista) o del XV (flamígera).

La Cámara Santa

La catedral es prolija en rincones, como la Capilla del Rey Casto del siglo XVI, en el ala izquierda del crucero, u otras estancias realizadas en el estilo gótico purista de finales del siglo XIII, como ocurre con la Sala Capitular y algunas de las galerías del claustro. Pero se hace preciso citar ya la existencia de un rincón que sobresale por encima del resto: la Cámara Santa, un resto arquitectónico de la primitiva construcción que había sobre el lugar, que es a la vez tesoro de la escultura románica y de las reliquias sagradas del reino astur. La Catedral de El Salvador se levanta pues en el mismo solar de una antigua catedral prerrománica del siglo IX (en época del ALfonso II) que en cierto modo condicionó la estructura de la obra gótica. Así que en la Cámara Santa se encuentra el primer o último reducto del templo, según se mire.

La Cámara Santa es un espacio de dos plantas. El inferior es el prerrománico original, mientras que el superior es románico, del siglo XII. Es un espacio abovedado en el que se esculpieron los doce Apóstoles, emparejados dos a dos, en las columnas que soportan los arcos. Este mismo piso superior guarda el Tesoro Catedralicio, fruto de sucesivas donaciones de reliquias y piezas suntuarias que los monarcas asturianos comenzaron a ceder ya en el siglo IX. En este tesoro singular, y seña de identidad del Principado, destacan la Cruz de los Ángeles, la Cruz de la Victoria (presente en la bandera autonómica) y la Arqueta de las Ágatas, de estilo mozárabe. Hoy en día, rejas y alarmas protegen este tesoro sin par después de que en 1977 un robo a mala fé, nunca mejor dicho, conmocionase al pueblo asturiano. Las piezas se recuperaron, aunque algunas, después del expolio, sufrieron daños de consideración y tuvieron que reconstruirse

Anexo a la Cámara Santa se encuentra el Claustro, ejemplo más notorio si cabe del paso del tiempo y de los criterios arquitectónicos que se sucedieron en la catedral. Su iconografía abarca temas profanos y religiosos. También recoge motivos asturianos como la lucha de Favila con el oso.

Y del Claustro ya salimos al exterior, cruzando La puerta de la Limosna, a la Corrada del Obispo, en pleno casco histórico, que bien merece una visita y que puede usted comenzar ahora mismo.

Texto: © Ramón Molleda para desdeasturias.com

Danos tu valoración
Puntuación: 9.5. de 2 votos.
Espera por favor...

Deja un comentario

También te puede interesar