La playa de Rodiles y la ría de Villaviciosa english

La ría de la vida en Villaviciosa

62 lo guardaron

Print Friendly

Playa del Oriente de Asturias. De los grandes estuarios de la región, los de Villaviciosa y el Eo son los únicos que no albergan puertos de importancia o han sido absorbidos por el desarrollo urbano. Por ello se conservan aún en gran medida las condiciones ambientales originales, con una vegetación de especies exclusiva y siendo además lugar de invernada y paso migratorio para multitud de aves acuáticas.

La declaración de Reserva Natural Parcial viene a reconocer la importancia que para la conservación y disfrute de la naturaleza tiene un estuario único en el litoral asturiano.

Relacionado: Costa Oriental, Espacios protegidos de Asturias, muja


La ría de Villaviciosa cuenta con una planta casi triangular de unos 8 km. de longitud y una anchura que oscila entre los 1.000 m. y los 200 m. según la zona. Su formación se remonta a la glaciación de Würn, en el Pleistoceno Superior, que provocó el descenso del nivel del mar. Los ríos excavaron entonces su cauce modelando en su tramo final profundos valles. Al recuperar el mar su nivel anterior éste inundó los valles y surgieron lo que se conoce como estuarios de valle sumergido, tipo al que pertenece el de Villaviciosa.

Los límites del Espacio Protegido coinciden prácticamente con las carreteras que discurren por los márgenes de la Ría, una comunica la población de Villaviciosa con el pequeño puerto del Puntal y Tazones, y la otra nos lleva hasta la playa de Rodiles.

Es un ecosistema de una extraordinaria riqueza vegetal y faunística.

El grupo mayoritario en la Ría es el de las aves acuáticas, casi todas ellas migradoras. Los estuarios son lugares donde pueden encontrar abundante comida: peces, crustáceos, moluscos, gusanos, etc. Todas las rías del litoral cantábrico desempeñan un papel crucial para las poblaciones migradoras de aves de Europa. Su presencia es especialmente numerosa en primavera y otoño, escasa en verano y variable en invierno. En Villaviciosa pueden verse normalmente tres tipos de aves: limícolas, garzas y nadadoras. El Chorlito dorado, la Avefría, la Agachadiza Común, el Chorlitejo Grande, el Correlimos Común…, la Garceta Común, la Garza Real…, el Ánade Real, el Ánade Friso, el Pato Cuchara… y un largo etcétera.

Por otra parte, en este espacio se pueden encontrar hasta cuatro grandes tipos de medios naturales: las playas y dunas, el estuario, los acantilados y la rasa costera.

Entre las primeras, mencionar la Playa de Rodiles, que se extiende al este de la desembocadura de la Ría con 1 km. de longitud y 350.000 metros cuadrados de superficie en bajamar. La acción del viento crea en Rodiles un campo dunar que cierra por el sur la playa y donde se pueden reconocer tanto dunas móviles como fijas. Es punto de encuentro de muchos asturianos los fines de semana estivales, cuenta con un amplio aparcamiento y servicios de restaurantes y bares. Para llegar desde Villaviciosa hay que tomar la N-632 camino de Lastres, y tomar a su vez la VV-6, un desvío a la izquierda que nos hace pasar por el pueblo de Selorio y dejar atrás la pequeña playa de Misiego.

También hay que reseñar que en los acantilados de la cercana localidad de Tazones encontramos un importante yacimiento de huellas de dinosaurios, icnitas, que constituyen un extraordinario testimonio del paso de estos animales sobre las pantanosas áreas de la zona.

El “jurásico asturiano” se extiende por una franja costera que desde Cabo Torres, al oeste de Gijón, va hasta Ribadesella. Para más información sobre el Jurásico en Asturias www.museojurasico.com

Texto: © Ramón Molleda para desdeasturias.com

Información de interés

Centro de Recepción e Interpretación de la Reserva Natural Parcial de la Ría de Villaviciosa.
Carretera del Puntal (VV-5, km 4.1).