Lagos de Covadonga

Subir a los Lagos de Covadonga tiene mérito, sobre todo si se hace en bicicleta. Son 12 kilómetros sinuosos desde la basílica que les da nombre. Kilómetros enormemente sugerentes, con tramos para el vértigo y pendientes que quieren ser verticales. A los 800 metros de altitud hay un 12 por ciento de desnivel. Un poco más adelante, 100 metros más arriba, pararemos el motor de nuestro coche (lo de la bicicleta sólo es para deportistas curtidos) en el denominado Mirador de la Reina.