Los yacimientos romanos de Gijón english

Gijón romano

86 lo guardaron
Print Friendly

Conquistar Asturias, y en concreto Gijón, no fue tarea fácil para el Imperio, pues los astures dieron bastante guerra y un irritado Augusto, tras 10 años de reyertas, se personó en la zona movilizando siete legiones extras. El sometimiento definitivo llegaría en el año 19 antes de Cristo. En los siglos posteriores Roma dejaría en Gijón la huella de su arquitectura y de su modo de vida, una impronta que hasta hace bien poco no era conocida al cien por cien, ya que nuevos yacimientos han permanecido ocultos durante veinte largas centurias.

Relacionado: Costa central, Gijón, Museos de Historia de Asturias


Octavio Augusto, primer emperador de Roma, llama la atención de los paseantes en el extremo occidental de la playa de San Lorenzo. La escultura nos presenta al Supremo General del Ejército dirigiéndose a sus súbditos y en pose de mando, aunque más parece saludarnos e invitarnos a conocer su legado histórico en la ciudad: las termas del Campo Valdés, la villa romana de Veranes o la fecunda arqueología de la Campa Torres.

Lo que sí se conoce desde siempre es la muralla romana levantada el casco urbano de Gijón, construida entre finales del siglo III y comienzo del IV, cerraba la ciudad antigua, lo que actualmente es el barrio de Cimadevilla, extendiéndose desde la playa (en las proximidades de la Iglesia de San Pedro), hasta el muelle de pescadores por el occidente. Su perímetro era cercano a un kilómetro.

Termas Romanas del Campo Valdés

Dentro de estas murallas, bajo la explanada que se sitúa delante de la Iglesia de San Pedro, se pueden visitar las antiguas Termas Romanas del Campo Valdés, baños públicos en los que los habitantes del Gijón antiguo pasaban parte de su tiempo de ocio. Las termas son una construcción de finales del siglo I y principios del II. Están consideradas como las más importantes ruinas romanas descubiertas en el norte de España. El museo actual, ubicado en el mismo conjunto termal, muestra la importancia de estos baños en la cultura romana y las técnicas de construcción, destacando los sistemas de calefacción (hypocaustum) y las pinturas murales. En sus salas podemos encontrar numerosos materiales arqueológicos hallados en el yacimiento. También se nos ilustra con varias maquetas, monitores interactivos y un vídeo explicativo. El itinerario se realiza a través de una pasarela que reproduce el recorrido original.

Este edificio público permaneció ocupado a lo largo de los siglos III y IV, pero sin conservar su función original. La continuidad de la ocupación durante los siglos siguientes queda reflejada en un depósito de materiales tardoantiguos fechado entre el siglo V y el VI.

Finalmente, durante el medievo, el espacio fue reutilizado como una necrópolis. Hoy en día en este lugar se encuentra la iglesia de San Pedro, fundada a principios del S. XV.

Villa Romana de Veranes

La romanidad gijonesa encuentra otro notable ejemplo de su desarrollo en el actual museo de la Villa romana de Veranes, abierto al público en marzo de 2007, que abarca aproximadamente una hectárea de extensión. La localización de esta villa, a las afueras de Gijón, obedece a las exigencias de la época: lugares tranquilos, soleados, animados por la belleza del entorno y con abundancia de agua.

Al museo se accede a través de un edificio de recepción que actúa como puerta de entrada a los restos de la villa y que contiene sala de audiovisuales y exposiciones. La visita al yacimiento propiamente dicho se realiza a través de un camino enlosado que desciende hasta el monumento, a partir de aquí un sendero nos conduce a diferentes puntos de observación y a sus estancias. En realidad lo que hacemos es adentrarnos en antiguas explotaciones agropecuarias de hace dos mil años: una granja romana, que contaba con la zona residencial o pars urbana y la pars rustica. En la primera vivía el señor de la villa y en la segunda se extienden los espacios dedicados a la explotación del fundus. Los restos arqueológicos que actualmente se pueden visitar en Veranes pertenecen a la pars urbana de un gran establecimiento que se construyó en el Bajo Imperio (siglo IV después de Cristo) sobre las primitivas ruinas de un asentamiento rústico altoimperial de considerable relevancia. Una gran casa señorial, en definitiva, perteneciente a un notable propietario, que seguramente se llamaba Veranius.

El paseo por las ruinas nos permite conocer cómo era la vida cotidiana por aquel entonces, qué comían sus inquilinos, cómo conseguían los alimentos, qué tipo de ganado tenían, a qué dedicaban el tiempo libre… alguna de las salas, que conocemos de primera mano, conservan parte de sus pavimentos originales, sobresaliendo un mosaico polícromo que es sin duda la joya del complejo, con unas dimensiones de cinco metros cuadrados y muy bien conservado.

Aunque la villa de Veranes data del siglo I después de Cristo, su momento de auge fue en el siglo IV. En torno al siglo VI el área se convierte en iglesia y necrópolis. En el siglo XIV fue abandonada y su recuperación no comenzó hasta el año 1997.

La Campa de Torres

La Campa de Torres es otro de los puntos cardinales del legado romano en el municipio de Gijón, uno de los emplazamientos asturianos que primero mostraron su vinculación con el imperio. Se trata de un cabo situado al oeste de la bahía gijonesa y el barrio de Cimadevilla, desde aquí podemos gozar de unas magníficas vistas de la ciudad. Esta atalaya es la sede actual del Parque Arqueológico Natural de la Campa Torres, en la que se observa claramente el “oppidum noega”, poblado celta especializado en la metalurgia que citaron Estrabón, Pomponio, Mela y Plinio. Además de deleitarnos con las primitivas viviendas circulares de los ástures, se aprecia claramente el influjo posterior de la romanización, que introdujo definitivamente el habitáculo rectangular.

Todo esto se nos explica claramente en un edificio anexo que sirve de exposición permanente, y que cuenta también con sala de exposiciones temporales, talleres y salón de actos.

Torre del Reloj

Por último, para terminar de conocer la impronta romana de Gijón, nos podemos acercar a la llamada Torre del Reloj, muy cerca de las termas romanas. Centro de Interpretación que alberga una exposición permanente sobre la historia de la ciudad. La muestra de documentación histórica y arqueológica se articula en cinco plantas y plasma más de doce años de excavaciones en la ciudad y su concejo, así como otros testimonios del desarrollo urbano entre los siglos XVI y XIX. El itinerario comienza en la planta baja, donde se pueden contemplar restos de la muralla romana y materiales prerromanos hallados en el concejo.

Texto: © Ramón Molleda para desdeasturias.com

Información de interés

Existen bonos de entrada individual para los tres museos arqueológicos. La tarifa para los adultos mayores de 16 años es de 4,20 €. Jubilados, niños menores de 16 años, carné de estudiante y carné joven, grupos (10 ó más personas), y grupos familiares debidamente acreditados: 2,05 €.

Teléfono y fax: (0034) 985 30 16 82
Entrada gratuita los domingos

-------------------

Yacimiento-museo de las Termas romanas de Campo Valdés: Se encuentra en el ala occidental de la Playa de San Lorezo, bajo la explanada que se situa delante de la Iglesia de San Pedro.

Horario: Septiembre a Junio. Martes a sábado de 10:00 a 13:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas. Domingos y festivos de 11:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 19:00 horas.
Julio y Agosto. Martes a sábado de 11:00 a 13:30 horas y de 17:00 a 21:00 horas. Domingos y festivos de 11:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas.

Día gratuito: domingo. Lunes cerrado. Tno.: 985 18 51 51

------------------------

Museo Villa de Veranes: A doce kilómetros de Gijón, en la población de Cenero, a 12 km. Se accede a ella por la AS-18, Salida 17.

Horario: octubre a abril. Martes a viernes de 10:00 a 17:00 horas. Sábados, Domingos y festivos de 11:00 a 18:00 horas.
Mayo a septiembre. Martes a viernes de 10:00 a 20:00 horas. Sábados, Domingos y festivos de 11:00 a 20:00 horas.

Día gratuito: domingo. Lunes cerrado.
Tno.: (0034) 985 30 16 82 / 629 755 409

----------------------------

Parque Arqueológico Natural de la Campa Torres: desde Gijón, tomar la carretera AS-19, con dirección a Avilés. Antes de Veriña, tomar desviación al Cabo Torres. Bus nº 21

Horarios: Octubre a Marzo. Martes a sábado de 10:00 a 13:00 horas y de 16:00 a 18:00. Domingos y festivos de 11:00 a 17:00 horas.
Abril a Septiembre. Martes a sábado de 10:00 a 13:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas. Domingos y festivos de 11:00 a 18:00 horas.
Julio y Agosto. Martes a sábado de 11:00 a 13:30 y de 17:00 a 21:00 horas. Domingos y festivos de 11:00 a 19:00 horas.

Día gratuito: domingo. Lunes cerrado. Tno.: 985 30 16 82.