Navia

Una villa dinámica

vídeo sobre Navia

Navia es una de la villas asturianas más pobladas y dinámicas, una de las que presentan mayor vida mercantil, industrial y turística del Principado. Con sus 6.000 habitantes, podría decirse que es el núcleo más poblado de la costa occidental asturiana, además de la capital de un municipio con numerosos atractivos; muchos de ellos inéditos para el turista.

Relacionado: Costa Occidental, Navia

2
COMPARTIDO
Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
VISTO
4580

Muy cerca de Navia


Navia vive inmersa en una actividad constante gracias al empuje de la industria láctea, de sus astilleros, de una de las más eficientes plantas de celulosa de Europa, sin olvidar su agricultura extensiva, la pesca, el turismo o el ser parada obligada del Camino de Santiago. Todo ello hace de la localidad un lugar próspero y poco común entre las villas asturianas, más acostumbradas a la dependencia ecónomica de un único sector económico. El comercio también está fuertemente implantado. Basta un paseo por sus calles para constatar que Navia es el centro neurálgico de toda la comarca.

Un poco de historia

Navia es el nombre con el que se denomina el río homónimo, cuyo topónimo es de origen prerromano y corresponde a una de las principales divinidades celtas, asociada al culto de las aguas. La presencia humana es abundante desde el siglo VI a. C., momento en el que se fechan los primeros restos de culturas celtas. El río Navia era entonces la frontera entre albiones (tribus galaicas) y astures. La abundante cantidad de oro en sus aguas motivó un estable asentamiento de los romanos. La localidad alcanzó cierta relevancia en siglos posteriores por el desarrollo del sector pesquero y el tráfico marítimo. En el siglo XVI se construyó el recinto amurallado para defenderse de los ataques corsarios que penetraban por la ría hasta el mismo núcleo. La muralla fue demolida a mediados del siglo XIX ante el impulso urbanizador, la pesca recupera entonces su protagonismo y los capitales indianos se invierten en la construcción de escuelas y camino. A principios del siglo XX, esos mismos capitales favorecen el ensanche planificado de la villa y el crecimiento de zonas residenciales con elegantes edificios. A medidos de ese mismo siglo acontece un despegue generalizado de la agricultura, la industria y los servicios.

De turismo por Navia

La localidad, que se asienta en la margen derecha de la ría, ha ido ganando terreno a la misma y sus marismas. En el casco urbano coexisten restos del trazado medieval junto con otros heredados del ensanche decimonónico y los nuevos barrios de las últimas décadas. Navia conserva con mimo el legado de su historia, en especial sus bellos rasgos decimonónicos. Sorprende la belleza arquitectónica de la Casa de los Marqueses de Santa Cruz y la Casa de Coaña, ambas del siglo XVII. La Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de La Barca es de estilo neogótico, de finales del siglo XIX. En el siglo XX se levantarán varios edificios eclécticos, como los del entorno de los “Jardinillos”, el Palacio Arias o el propio Casino (construido en 1922 por los indianos).Las calles más antiguas de la Villa, que aún conservan gran encanto y tipismo son: Las Armas, San Francisco, Hospital, Real y Hornos. Los restos de Muralla medieval, de la que se conserva una pequeña parte, puede verse en la calle Mariano Luiña.

Nos acercamos al puerto naveto, donde coexisten barcos de todo tipo: desde las típicas lanchas de pesca, hasta los grandes barcos de mercancías; pasando por el tamaño medio de pesqueros, veleros y yates o remolcadores. Aquí se concentra gran parte del ambiente de Navia, pues los alrededores del propio puerto están bien surtidos con tascas y sidrerías.

Paralelo a la ría (que es navegable en 4 kilómetros, y donde desde 1958 se celebra el famoso Descenso a Nado), discurre un hermoso paseo marítimo que conduce a la pequeña playa de Navia (360 metros). En su entorno se extiende una gran área recreativa con un frondoso y bucólico pinar que nos invita a descansar bajo su sombra. La magia del sitio se completa con el pequeño lago “Vega de Arenas”.

A las afueras de la la localidad también se ubica el Parque de Campoamor, dedicado al genial poeta y político local Don Ramón de Campoamor (1817-1901).

Texto: © Ramón Molleda para desdeasturias.com

Información de interés

En la Avenida de la Dársena se encuentra la Oficina de Turismo, donde nos aconsejan rutas y planes en la propia villa y en las inmediaciones.
Sus horarios son:
- De martes a viernes: de 9,30 a 14,00 horas y de 16,00 a 18,00 horas.
- Los sábados: de 10,00 a 14,00 horas y de 16,00 a 19,00 horas.
- Los domingos sólo abren por la mañana de 10,00 a 13,00 horas.
- Los lunes: cerrado.
Danos tu valoración
Puntuación: 5.0. de 1 voto.
Espera por favor...

Deja un comentario

También te puede interesar