Parque natural de Ponga english

El pongaíso

85 lo guardaron
Print Friendly

El hábitat de Ponga es el más idóneo para ese tipo de gente que se encuentra como pez en el agua enfilando rutas y planeando excursiones en la naturaleza. También es excelente para los que buscan relax y una mirada panorámica a la montaña desde un “desestresante” alojamiento rural.

Existen pocos rincones en el parque que no nos deparen una vista cautivadora; la orografía viene dada por una enorme masa caliza de sierras y cordales salpicada por privilegiadas atalayas.

Relacionado: Amieva, Cangas de Onís, Espacios protegidos de Asturias


Un auténtico edén asturiano, eso es el parque natural de Ponga. Un tanto escondido y escarpado, se extiende por una superficie de 20.533 hectáreas cargadas de riqueza paisajística. El parque se perfila en un amplio cordal de media montaña situado al oeste de los Picos de Europa, a medio camino de éstos y de otro parque natural, el de Redes (Reserva de la Biosfera por su espectacular foresta).

Entorno del Parque de Ponga

Desde las atalayas podemos asomarnos al bosque del Peloño, a la Copa de Tiatordos, el Valle Moru, la Foz de La Corina, Los Andamios, el Candanu, Ventaniella, La Escalada, Tolivia, y un largo etcétera. Las cimas se van encadenando por medio de collados, como pasos naturales entre sus valles cerrados y la meseta castellana.

La red de carreteras en el parque une puertos de montaña con decenas de aldeas remotas, desde las que parten sendas hacia las múltiples majadas que se escalonan en este territorio empinado. Ni siquiera en las riberas del río Ponga se suaviza el paisaje, sino que discurre entre gargantas y desfiladeros en su descenso a los llanos que baña el río Sella.

Este paraíso asturiano conserva una gran cantidad de bosques, principalmente hayedos como los del monte Peloño, con más de 15 kilómetros cuadrados de superficie y 200.000 árboles, siendo en la actualidad el hayedo mejor conservado de la Península Ibérica.

El parque es también el hábitat necesario para numerosas especies animales, como el venado, rey del bosque caducifolio, que se refugia en el inacabable arbolado que se extiende desde el vecino concejo de Caso, cubre Ponga a su paso y concluye en las manchas boscosas de Sajambre. “La Berrea” constituye una magnífica ocasión para adentrarse en estos bosques, permanecer a la espera y disfrutar del paisaje durante el amanecer o el atardecer. Tras las últimas lluvias del verano y el descenso de las temperaturas comienza la época del celo de los venados, y aprovechando el espectáculo de la berrea, los hosteleros de la zona suelen ofertar alojamiento y excursiones guiadas.

Paisanaje, folclore, gastronomía… del Parque de Ponga

Este rico ecosistema pongueto también incluye los asentamientos humanos, en todos los casos se trata de aldeas de raigambre tradicional, de actividad ganadera y gastronomía propia. Hay muchos pueblos típicos en el concejo de Ponga, incluyendo su capital: San Juan de Beleño, Taranes en la sombra de Tiatordos, Sobrefoz construido sobre una garganta, o el pueblo deshabitado de Vallemoro. En todos ellos descubriremos un rico patrimonio de arquitectura popular, con casonas serranas al más puro estilo asturiano: establo, cuadra y hórreos de dos aguadas. También son fáciles de ver casas de estilo indiano con galerías acristaladas, suelos de cerámica y adornos de azulejo.

El concejo de Ponga guarda un valioso acervo cultural en el que además de su arquitectura rural destaca su etnografía y folcklore. En San Juan de Beleño, con el año nuevo se recrea la leyenda del Guirria, un encapuchado mitológico, mitad “trasgu”, mitad personaje carnavalesco va haciendo de las suyas con las mujeres: las abraza, las achucha, las besa con total impunidad, mientras que los mozos del pueblo le siguen a caballo y piden el aguinaldo de casa en casa. La estampa es única y los orígenes de esta tradición se pierden en tiempos inmemoriales.

Ponga es una tierra eminentemente ganadera que se mantiene fiel a la vida tradicional pero que debido a sus atractivos naturales ofrece una extensa red de posibilidades para el viajero: alojamientos rurales, refugios de montaña, turismo activo, caza y pesca.

Su gastronomía es igual de auténtica: pote asturiano, productos de la matanza y platos de caza de temporada: sopa de hígado, fabes con jabalí, estofado de jabalí o venado, así como distintas variedades de carne roxa y carne al queso. Entre las variedades de queso destaca sobremanera el de los Beyos, una de las reliquias lácteas de Asturias. Un queso menudo y rugoso, cuya textura y color inimitable esconde un sabor recóndito y mantecoso que se alcanza pacientemente en las cocinas de las hogares ponguetos.

Texto: © Ramón Molleda para desdeasturias.com

Información de interés

Cómo llegar

Situado en el mismo concejo de Ponga. El Parque Natural se localiza en el sector centro oriental de la Cordillera Cantábrica. Limita al sur con la provincia de León, al este con esta misma provincia y con el concejo de Amieva, al norte con los concejos de Piloña, Parres y Amieva y al oeste con Caso.

Para llegar desde Cangas de Onís por la N-625, tomando posteriormente la local PO-2 (San Ignacio-Beleño).

Desde la localidad de Sevares, en el concejo Piloña, por la AS-261.