Playa de Barayo

La playa virgen

65 lo guardaron
Print Friendly

Este arenal de casi 700 metros es una especie de colofón a una reserva natural que supera los 3 kilómetros cuadrados de superficie. En el límite de los concejos de Navia y Valdés, lo tiene todo para disfrutar de la naturaleza y la tranquilidad: río, mar y bosque. El elevado interés ecológico de la zona hace que en ella podamos encontrar prácticamente de todo. Congrega cañaverales, praderas y salinas, constituyendo un paraje natural inmaculado.

Relacionado: Costa Occidental, Espacios protegidos de Asturias, Navia


El río Barayo forma en su desembocadura un complejo estuario en el que encontramos otros hábitats privilegiados, como el conjunto de la playa y sus dunas posteriores, los acantilados que la bordean y bosques de ribera. No es difícil atisbar aves migratorias que encuentran en este espacio una de sus escalas naturales. Especies que vuelan desde el norte de Europa a Africa y que disfrutan de la marismas de agua semidulce. Además, en este entorno coexisten tres especies amenazadas en el Principado, como son la nutria, el ostrero común y el cormorán moñudo.

El arenal propiamente dicho presenta una imagen única. Una de las playas más bonitas de toda Asturias, objeto de estudio y ordenación debido a su rico ecosistema. Está orientada al Este y posee una de la arenas de grano mas fino del Principado. Sus aguas resultan bastante apropiada para el baño, poco peligrosas y con ausencia de corrientes submarinas relevantes. Sin embargo, su fisonomía abierta al mar la convierte en una playa ventosa y de oleaje medio, ideal para la práctica de vela, surf, windsurf. También para el buceo.

En los acantilados que la cercan predomina la cuarcita y surgen una serie de cavernas de muy bella constitución. En marea baja emergen formas rocosas que ofrecen distintas coloraciones. Tonalidades que van desde el marrón oscuro, amarillos, naranjas hasta el rojo; se deben a incrustaciones de líquenes sobre la roca. Otro atractivo más que sumar a este enclave de privilegiados matices biológicos y geológicos.

Aunque Barayo no es oficialmente nudista, se tolera esta práctica en el ala oriental. En esta misma vertiente confluye el estuario con el mar, garantizando el baño para los más pequeños gracias a una piscina fluvial que se presenta idónea cuando baja la marea.

Su condición de espacio protegido hace que en Barayo no desemboque ningún camino asfaltado. Se trata de una playa ubicada en un entorno rural y, por lo tanto, guarda su carácter aislado. Tampoco cuenta con aparcamientos, equipamientos o servicios de socorrismo.

Disfrutar de esta playa conlleva cierta prudencia y un gran respeto ante el entorno virgen.

Texto: © Ramón Molleda para desdeasturias.com

Información de interés

Cómo llegar

La playa de Barayo se encuentra entre los municipios de Valdés y Navia, que se reparten su espacio.

Desde la localidad de Sabugo (Otur - Municipio de Valdés) tomando una carretera de segundo orden que llega casi hasta la playa, si bien el acceso de vehículos está prohibido y es conveniente afrontar el último tramo a pie.

Desde los acantilados de Vigo (Puerto de Vega - Navia), accesibles por la NV-2. Una vez en el pueblo, a través de un camino señalizado que deriva en senda, con vistas panorámicas incluidas.