Viavélez

Un puerto coqueto

vídeo sobre Viavélez

Acercarse a Viavélez es todo un hallazgo para el viajero. Este puerto recondito y encantador parece el capricho de un afanoso miniaturista o el cuadro de un famoso pintor, con talento para plasmar la luz y los colores más vivos. Un pueblo de pescadores con estuario bien trazado, cercado por esbeltos acantilados que ha esculpido la artista más paciente: la mar.

Relacionado: Costa Occidental, Pueblos con encanto de Asturias

115
COMPARTIDO
Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
VISTO
3036

Muy cerca de Viavélez


En la Asturias más occidental, en el municipio de El Franco, Viávelez se nos muestra como una pequeña obra de arte, como una maqueta en la que todos los elementos están al alcance de la mano. Un pueblo, un puerto que condesa en pocos metros cuadrados la esencia de las villas marineras más “guapas” del Principado. Como una buena reducción está sobrada de sabor, de color y resulta totalmente placentera para los sentidos.

Un poco de historia

Si observamos desde La Atalaya, las vistas de Viavélez y su costa circundante se mezclan y la paleta de colores es más completa e intensa. Desde este enclave avistaban los lugareños los barcos que capturaban ballenas en el Cantábrico. La caza terminaba con los enormes cetáceos cubriendo el puerto para su inmediato aprovechamiento. Durante el siglo XIX el puerto franquino albergó uno de los astilleros de veleros más importantes de todo el Cantábrico y una importante fábrica de salazón. No hace muchos años, desde este puerto se embarcaba la madera de la zona en pequeños buques conocidos con el nombre “pataches”. Actualmente la actividad del puerto se reduce a la pesca y la cofradía ostenta el nombre de “Santo Ángel de la Guarda”. Se levanta junto a la desembocadura del río Vio y como el resto del pueblo vive al abrigo que le ofrece el Goñin de Fuera y el Goñin de Adentro, puntas que conforman la bocana del puerto.

Un pueblo muy romántico

En la dársena de la calle Corín Tellado (Viávelez también es conocido por ser el lugar de nacimiento de esta célebre escritora de novela rosa) se inicia el ascenso al pueblo por callejuelas empinadas y sinuosas. En la parte alta volvemos a admirar este pueblo de cuento; como si lo hubiese ideado la misma Corín Tellado para servir de escenario a un relato romántico. Viávelez es altamente recomendable para parejas enamoradas.

Desde el muelle también podemos subir a un mirador que sirve de inicio a la senda costera entre Viávelez y Porcía. Las vistas desde aquí permiten divisar el pueblo desde una nueva panorámica, con la obra escultórica “Litoral” de Ernesto Knorr en primer plano. Podemos emprender ruta hacia el oeste, dirección a Cabo Blanco, donde se asienta uno de los castros marítimos más destacados de Asturias. La senda termina en el área natural y playa de Porcía, sin duda un paraje mágico del occidente asturiano.

Hipnotizados por el colorido de un puñado de lanchas de bajura, algún barco mayor, las fachadas bien cuidadas y la pequeña ría, casi verde esmeralda con buen tiempo; volvemos a sorprendernos de encontrarnos aquí, en este escondido emplazamiento que también cuenta con palacio. Conocido como Villa San Jorge, es un palacete de estilo barroco erigido en 1914 a instancias de Eduardo Jardón -argentino benefactor del pueblo-, que se inspira en el Palacio Castilla de París.

Texto: © Ramón Molleda para desdeasturias.com

Información de interés

En la autovía del Cantábrico, A-8, tomar la salida 488 en dirección N-634 La Caridad (Capital del municipio de El Franco), que se encuentra a tan sólo 1,8 km de Viavélez.
Danos tu valoración
Puntuación: 3.3. de 2 votos.
Espera por favor...

Deja un comentario

También te puede interesar