Ruta riosellana de la Sidra

De sidras por Ribadesella

913 lo guardaron
Print Friendly

A pesar de que Ribadesella no cuenta con una tradición de producción sidrera sí se ha especializado en el consumo como pocas villas del Cantábrico. El éxito de sus convocatorias en torno al líquido asturiano viene dado por un ambiente inusual en sus sidrerías, que cuentan siempre con la sidra de más alta calidad, acompañando las charlas o unas buenas tapas y cartas de excelente tradición marinera. El pescado riosellano y las recetas de la villa, cultivadas con esmero durante décadas, son una apuesta segura para aquél que tiene apetito.

Relacionado: Costa Oriental, restaurantes Asturias, Restaurantes Ribadesella


Muchos locales como Casa Gaspar, El Carroceu, El Campanu, El PuertoLa Portiella, El Prau de Tereñes o La Marina (de los que enseguida hablaremos) han sabido guardar la esencia de la comida riosellana como un tesoro y, a la vez, potenciar su gastronomía propia y meritosa con la mejor sidra de la región.

Las sidrerías proliferan en todo el concejo, aunque principalmente en la capital. El prestigio de estos puntos de encuentro se constata en el ambiente extraordinario que se vive puertas adentro. Con la llegada del buen tiempo, el carisma de estos locales es aún más palpable, pues las terrazas son una prolongación de más ambiente, más sidra, charlas, y buenos platos.

La ruta en el casco urbano

La Marina es uno de los restaurantes-sidrería con más tradición de la Villa de Ribadesella, también una de las más concurridas durante todo el año. En La Marina sus propietarios trabajan en el sector desde hace décadas y están vinculadas al sector marinero de Ribadesella desde siempre. Por este motivo las tapas y platos de esta sidrería tienen todo el sabor local y una gran aceptación entre los riosellanos. Puedes disfrutar de los mejores calamares, pulpos, chipirones, andaricas, percebes, centollos… de todos los pescados y mariscos propios de la costa local, con el sello de calidad de la lonja de Ribadesella y su cofradía de pescadores. Y, cómo no, sidra de la mejor calidad: “Viuda de Angelón”.

Otro punto de referencia, encrucijada además de la vida social en el casco antiguo, es Sidrería Casa Gaspar, situado en la bella plaza de la Iglesia. Un lugar muy agradable, coqueto, recogido y rodeado de un buen número de inmuebles de corte marinero que nos hace sentir el peso de una cultura. Casa Gaspar es una sidrería que acumula seguidores y ambiente. Este local es más que apropiado para alcanzar ese punto de euforia y calor humano que acompaña a la sidra. Además, ésta última no tiene desperdicio entre sus cuatro paredes ni en su amplia y concurrida terraza, como tampoco lo tiene la inusual variedad de tapas autóctonas, ni algunos platos de primera línea: el cachopo especial de la casa, la lubina o el xáragu a la plancha.

En el casco viejo, en la calle Manuel Ferández Juncos,  nos topamos con una de las terrazas más frecuentas y un local grande en el interior. Se trata de El Mesón de Ana, en el que además de buena sidra, podemos deleitarnos con uno de los cachopos más famosos del pueblo. De esos que debemos de probar obligatoriamente e incluir en nuestra memoria culinaria.  Ricas y variadas tapas en su carta,  platos tradicionales y también de cuchara como su excelente fabada.

La Sidrería Carroceu es un referente claro de la buena sidra en Ribadesella. Uno de los primeros locales de la villa que se especializó en el escanciado y las buenas tapas. La sidrería está ubicada en el mismo muelle de Ribadesella, lo que refuerza más aún su caráter marinero y lo convierte en un lugar privilegiado para disfrutar de la ría local. Un interior rehabilitado y con una esmerada decoración convierten al Carroceu en un espacio único. Su terraza es una de las más concurridas de la localidad, y suele ser lugar de citas multitudinarias con la llegada del buen tiempo. La sidra es de calidad extray los escanciadores auténticos profesionales. Todo esto hace que el ambiente sea excepcional y sidrero por encima de todo.

En el puerto riosellano se ubica la Marisquería Restaurante El Campanu, su dueño es un apasionado de la gastronomía autóctona, en sus locales -en Ribadesella y en Cangas de Onís- ofrece pescados y marisco frescos de primera calidad, capturados mayoritariamente en Ribadesella y otros puertos asturianos. Lubinas, almejas, pixín, merluza, xárago… todo regado con una buena sidra.

También en la desembocadura de la ría encontramos la Sidrería El Puerto, un local tradicional de la villa cuya especialidad son los mariscos y pescados de la lonja local, con su sello de calidad, ofreciendo también un amplio surtidos de tapas típicas de Ribadesella y platos de cuchara entre los que destacan les fabes con almejes.

A pocos pasos del Puerto, frente al puente que cruza la ría, encontramos la sidrería La Guía, un local acogedor y con solera que nos propone tapas excelentes y carnes y pescados en su punto. Actualmente es uno de los restaurantes más frecuentados de Ribadesella.

 

La ruta en los alrededores

En la bella aldea de Tereñes, encontramos otros dos restaurantes.
Uno con unas vistas extraordinarias de los pedrales y el mar Cantábrico, en la Sidrería La Portiella se puede disfrutar de un ambiente sin igual. Al sol, en el jardín, se escancian unas botellinas de buena sidra, acompañando unas deliciosas tapas de parrochas, pulpo o pantrucu, plato de origen riosellano, primo de las morcillas tradicionales. También tienen fama sus pescados al horno, del mar a la mesa en escaso tiempo, con un sabor único.

También en El Prau de Tereñes se disfruta de la buena sidra, al sol en su terraza o en sus comedores interiores. Sirven variedad de carnes a la parrilla, que no abundan por la zona, y un rico pescado del Cantábrico, rematado con deliciosos postres caseros.

Muy recomendable la visita, por las vistas y la buena mesa.

Texto: © Ramón Molleda para desdeasturias.com