Semana Santa en Asturias

Viviendo las procesiones

80 lo guardaron
Print Friendly

La Semana Santa en Asturias convoca multitud de manifestaciones populares en muchas villas y pueblos del Principado. Acompañando a las procesiones, los pasos, y los fieles que toman las calles, convive un buen número de festejos paralelos de carácter profano, así como una oferta muy variada de menús gastronómicos asociados a estas fechas, y otro buen montón de actividades de carácter lúdico y folclóricas que hacen más atractiva la Semana Santa en la región.

Relacionado: Avilés, Costa central, Gijón


En lo que respecta a las celebraciones religiosas, Avilés se lleva la palma y suma siete cofradías con sus respectivos pasos procesionales que recorren las calles de la villa entre el Domingo de Ramos y el Sábado Santo. Destaca la emotividad de la tradicional procesión del Silencio, una procesión que también es protagonista en la villa marinera de Cudillero, en el occidente asturiano. En Gijón, cuya Semana Santa se remonta al siglo XVII, destaca la solera de sus imágenes, recuperadas después de la guerra civil. En Villaviciosa se dice que celebra la Semana Santa más antigua de todas las asturianas. La Cofradía de Nuestro padre Jesús Nazareno compuesta por más de 2000 cofrades es el centro de todos los actos religiosos. Luarca goza de algunas de las procesiones más multitudinarias y devotas del occidente asturiano. En La parroquia de Besullo (Cangas del Narcea) se mantiene viva una tradición ancestral. El sábado Santo, antes de que llegue la medianoche, se enciende una hoguera denominada Fumaza. Todos los congregados bailan y danzan alrededor de la misma a lo largo de la noche. Este baile, más profano que religioso, se acompaña con la degustación del bocho, un pan dulce que se elabora artesanalmente por estas fechas. En la localidad de Infiesto en el oriental concejo asturiano de Piloña, también destacan sus actos religiosos; y en la parroquia de San Esteban de Piantón perteneciente al municipio occidental de Vegadeo. Los piantoneses llevan varios siglos celebrando rituales colectivos. Los actos principales son las procesiones y la reproducción de los hechos centrales de la Pasión escenificadas por los vecinos. En Ribadesella, en el oriente asturiano, destaca su espectacular Via Crucis marítimo en la noche del viernes, con la quema de cruces, y su famosa Carrera de Caballos en la Playa de Santa Marina esa misma tarde. En Santo Adriano, celebran la famosa Xuntanza el sábado, con bailes alrededor de la hoguera y actuaciones de grupos folk.

Completan el abanico de localidades asturianas donde la Semana Santa se celebra con gran vistosidad, Oviedo, Santa María de LLas (Cabrales), Cangas de Narcea, Cangas de Onís, Covadonga (Cangas de Onís), Grado, Lastres (Colunga), LLanes, Luanco (Gozón), Miranda (Avilés), Pravia, Nava, Salas, Tapia de Casariego, Villanueva de Oscos y Piantón (Vegadeo).

El lunes y martes de Pascua la Semana Santa continúa en Avilés y Pola de Siero, con sus festejos multitudinarios y declarados de Interés Turístico Regional. La Fiesta del bollu en Avilés
el lunes de Pascua, supone un evento gastronómico y una exaltación del folclore y del traje asturiano. La Fiesta de los Huevos Pintos, el martes de Pascua en Pola de Siero, es una fiesta en la que las calles se llenan de puestos que venden huevos pintados a acuarela, tintas, témparas, con motivos regionales, alusivos a política, cómicos… La fiesta es muy populosa y consiste en callejear, regalarse huevos, ir de sidrerías y de folixa.

Texto: © Ramón Molleda para desdeasturias.com

Información de interés

Otro de los atractivos de la Semana Santa asturiana es la comida, que toma cuerpo en un buen número de jornadas gastronómicas con productos de primavera y obligados platos de pascua de receta tradicional. Entre los días 8 y 11 de abril, podremos acercarnos al Festival de la Marañuela (un dulce artesano) en Luanco, o bien a las Jornadas del Pixín (Rape) en Muros del Nalón y San Esteban de Pravia; el Certamen de Quesos de Taramundi, las Jornadas del Cordero en Muniello (Gozón); las jornadas gastronómicas del Mejillón en las Barzenas (Castrillón) o las del Bacalao en Salinas. Entre otras muchas citas de interés culinario.