Senda costera de Navia

El tesoro del Mar Cantábrico

Senda costera de Navia

La Senda Costera de Navia, a pesar de ser la más antigua de todas las que forman parte de la red de “Sendas Costeras del Principado de Asturias” (la travesía fue creada en 1988) , es sin lugar a dudas la más desconocida. Adentrarse en ella es toparse de bruces con un litoral desgarrado y un tesoro marítimo aún por descubrir: la costa cantábrica del occidente asturiano.

Relacionado: Costa Occidental, Navia, Rutas a pie Asturias

4
COMPARTIDO
Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
VISTO
3008

Muy cerca de Senda costera de Navia


Son 20 kilómetros de recorrido entre la playa de Barayo y la población de Navia. El camino está balizado y señalizado en todo momento, así que es imposible perderse. Además, la tranquilidad y el recogimiento están asegurados en todos los tramos de la excursión.

Para todos los públicos

Se trata de una senda apta para todos los públicos, con un desnivel casi inexistente, lo que permite saborear mejor este recorrido lleno de playas, miradores y acantilados. Si bien su distancia aconseja dividir el trazado en varias etapas, no es descabellado hacerla del tirón. Para ello hay que dejarse llevar por el afán de decubrir nuevas panorámicas y avanzar sin prisa pero sin pausa. En unas 6 horas podemos alcanzar la capital naviega. Para ello necesitamos que alguien traslade los vehículos desde el aparcamiento en la costa alta de Barayo hasta la villa de Navia. Aunque, en función de nuestro horario y posibilidades, también podemos marcarnos como meta llegar hasta donde podamos y regresar al coche por el mismo camino.

Barayo

Las mejores playas suelen ser las más inaccesibles, y la playa de Barayo no es una excepción. Para disfrutarla debemos descender por el acantilado gracias a unas escaleras de madera que nos sitúan en el propio arenal. Uno de los espacios naturales más valiosos de la marina occidental. Esta playa de casi 700 metros es una especie de colofón a una reserva natural que supera los 3 kilómetros cuadrados de superficie. En el límite de los concejos de Navia y Valdés, lo tiene todo para disfrutar de la naturaleza y la tranquilidad: río, mar y bosque. El elevado interés ecológico de la zona hace que en ella podamos encontrar prácticamente de todo. Congrega cañaverales, praderas y salinas, constituyendo un paraje natural inmaculado.

Puerto de Vega

Desde aquí iremos bordeando la costa admirando sus acantilados y calas, para arribar en el kilómetro 8 de nuestro recorrido al “Pueblo Ejemplar” de Puerto de Vega. Esta villa merece una visita especial, pues a su belleza se añade una gran riqueza cultural e histórica. Aquí encontraremos la casa donde falleció Jovellanos, la primera aduana de Asturias, el magnifico retablo barroco de la iglesia de Santa Marina; callejuelas típicas, paseos, plazas, un coqueto puerto marinero y sobre todo sus amables gentes. Aquí viven 2.000 personas empeñadas en conservar un urbanismo único, que deja una estela de romanticismo decimonónico difícil de encontrar en una villa asturiana. Tal parece que nos van al salir al paso los ilustrados de otro tiempo con sus togas y tratados.

La senda deja a un lado, muy cerca del acantilado, la Capilla de la Atalaya, desde donde obtenemos una visión inmejorable del pueblo. Tiene un componente milagroso, pues fue fundada por el Gremio de Marinería y Comercio hacia el año 1605, levantándose en honor de Ntra. Sra. de la Atalaya, cuya imagen, un buen día, apareció flotando en las cercanías.

Playa de Frexulfe

A lo largo del recorrido entre Puerto de Vega y la playa de Frexulfe (unos 4 kilómetros de distancia), el sendero es de una dificultad mínima. El único inconveniente serán las múltiples veces en las que debáis sacar la cámara, el trípode si toca, y realizar fotografías al hermoso y abrupto paisaje. La isla de Vega, famosa por su colonia de percebes, aparece ante nosotros para dejarnos una de las mejores postales de la Senda Costera. El castro de El Castiel nos concede panorámicas únicas. En este tramo la primavera regala un gran contraste de colores, destacando sobre manera el intenso violeta del brezo. Pasaremos por la playa de La Losera, la Isla de Soirana y el pueblo del mismo nombre.

El kilómetro 12 de nuestra ruta es un bello paraje y, sin saber aún su condición de Monumento Natural, nos cautiva. A vista de pájaro la playa de Frejulfe, o Frexulfe en asturiano, se encuentra entre el cabo San agustín y la Punta de Romanela. Su inusual arena tostada la hace más cálida y romántica. La ensenada arenosa, de unos 700 metros de longitud, alberga una importante vegetación dunar y un bosque espeso de pinos en la retaguardia.

Camino de Navia

Nos quedan aún 8 encantadores kilómetros. Atravesamos la parroquia de Andés, recorriendo un sinfín de pequeñas y hermosas playas: Fabal, Coedo, Las Rubias, La Bragada, La Cascareira, Las Barrosas, y La Playa del Moro. Caminamos a través de bosques y riberas hasta alcanzar “Veiga de Arenas”, antiguo nombre de la Playa de Navia, en frente de la cual se encuentra la Peña de la Virgen. Cuenta una leyenda que en ella tuvo lugar la aparición de la Virgen de la Barca, la Patrona de Navia. Al Este está la Peña Furada, otro de los puntos destacables de este recorrido que a veces pasan inadvertidos al senderista, al igual que “La peña rubia” (en la playa de las rubias), o “La cara del home”, y “La pedra” (entre las playas de Coedo y Fabal) o también “La ermitúa” y “El Picón” (entre las playas de Fabal y Frejulfe).

La ría de Navia abre un espacio poco frecuentado donde el intenso verde choca con las crecidas del Cantábrico. Ya sólo nos queda el último kilómetro que nos conducirá hasta Navia, la capital del municipio, con todos los servicios que una moderna Villa puede ofrecer al visitante y con todos los encantos añadidos de los pueblos marineros de Asturias.

Texto: © Ramón Molleda para desdeasturias.com

Información de interés

La ruta se inicia a la altura del km 515 ,5 de la N- 634, en el cruce con la carretera comarcal NV- 7, tomando esta comarcal y a unos 400 metros encontraremos un camino de tierra a la derecha. Aquí comienza la ruta propiamente dicha. Este camino nos llevará hacia la ribera del Río Barayo, que nos acompañará hasta su desembocadura en la misma Playa de Barayo.
Danos tu valoración
Puntuación: 5.0. de 2 votos.
Espera por favor...

Deja un comentario

También te puede interesar